hipoteca-fija-variable-como-cambiar

¿Cómo cambiar tu hipoteca fija a variable?

13 Abril 2021

Una hipoteca fija se puede cambiar a préstamo hipotecario variable a través de subrogación o novación, dos fórmulas existentes en el mercado bancario.

¿Sabías que es posible cambiar tu hipoteca fija a variable o en dirección inversa? La contratación de un préstamo hipotecario no es inamovible durante la vida del crédito, y es que en el mercado existen diferentes fórmulas para modificar su tipología.

Con el valor del euríbor bajo mínimos históricos debido entre otros factores a la pandemia de coronavirus, cambiar una hipoteca fija a variable es una opción muy interesante. Si bien es cierto que pagar la misma cuota durante la vida del crédito resulta atractivo, algunas personas contrataron un préstamo hipotecario a tipo fijo con unos intereses muy elevados que ahora les interesaría renegociar. Por ello, el mercado permite que las condiciones se puedan alterar por subrogación o por novación.

Cambiar tu hipoteca fija a variable por subrogación

Cambiar una hipoteca fija a variable por subrogación consiste en variar sus condiciones o el tipo de interés del crédito hipotecario, siendo el cambio de entidad bancaria la fórmula más habitual. Para ello, la persona puede ir banco por banco en busca de las condiciones que más le convenzan o bien recibir asistencia de un profesional del sector para conocer cuál es la opción que más se ajusta a sus necesidades.

Para cambiar una hipoteca fija a variable por subrogación no hace falta el consentimiento de la entidad con la que se firmó inicialmente el préstamo hipotecario. El nuevo banco elegido presenta una propuesta vinculante con las nuevas condiciones y, la entidad con la que se trabaja en ese momento, dispone de 15 días para presentar una contraoferta que el cliente no está obligado a aceptar.

Cambiar tu hipoteca fija a variable por novación

Cambiar una hipoteca fija a variable por novación es otro de los procedimientos posibles. El proceso de novación consiste en renegociar las condiciones con el mismo banco en busca de unas mejores de las que se firmaron en su momento ya sea modificando el tipo de interés, el importe del préstamo hipotecario o el periodo de amortización.

Aunque cambiar una hipoteca fija a variable por subrogación o novación no es un proceso dificultoso, sí es denso. Por ello, se recomienda contar con la asistencia de especialistas del sector como los de Grocasa Hipotecas. Haz clic aquí y escribe un Whatsapp al 900 108 066 o bien puedes llamar para recibir la ayuda de nuestros asistentes hipotecarios.